4 de agosto de 2016

A la tercera va la vencida - Ironman Maastricht

Apunte1: Siempre se puede mejorar, siempre lo podemos hacer mejor, pero no siempre estamos dispuestos a ello.

Apunte2: Tercer ironman terminado, en el primero fui reservando desde el principio hasta el final y no sufrí mucho, en ROTH todo salió perfecto entrenamientos y día de la carrera, carrera soñada, pero este tercero....

Apunte 3: Gracias a todos los que habéis venido a Maastricht a animarnos, a los compañeros que lo han corrido, a los entrenadores que se han dejado los huevos para que mejoremos y al club por hacer esto tan divertido. Gracias a todos. Repetimos (Fernando tú también)

Con Javi y José en la puerta del hotel tras la paliza

Al terminar le pregunté a Fernando por qué había abandonado y me comentó que el sufrimiento y el esfuerzo que conlleva un Ironman no merecía la pena, ya no. Y me quedé pensando.

Ahora os cuento en detalle y con un poco de toque novelesco (dedicado a Ana Belén) el ironman, en resumen diré que estaba muy bien preparado en natación y bici, que la lesión de la cadera no me ha dejado entrenar este segmento y lo he pagado, no existen los milagros y que me he quedado con unas ganas locas de hacer otro pues este ha sido un "coito interruptus" vamos un si, si pero no.

tras tomarme el ibuprofeno intentando seguir

Era el km 16 y notaba como la cadera me iba a reventar, no podía más, me encontraba "bien" de fuerzas, o todo lo bien que se puede estar tras 8 horas a más de 150ppm. Pero la cadera no iba a perdonar, no era una sorpresa llevaba desde que terminé Sevilla sin poder correr sin dolor. Por el cansancio y lo malo del terreno, mucho adoquín, el dolor me fue radiando a la rodilla, vi a Belén y Nerea y les pedí un ibuprofeno, sabía que no haría mucho pero por lo menos esperaba que el efecto placebo mitigara el sufrimiento por lo menos en mi cabeza. Casi no podía correr, me arrastraba, me dije que en el 30 me paraba a andar un rato que podía hacerlo, era una hora más corriendo... no al ritmo que me gustaría pero seguía, cada paso era una tortura, maldito Ironman, me arrastraba por las calles Maastricht y lo que mas rabia me daba, lo que más daño me hacía, no era el dolor de la rodilla o el agotamiento muscular, era que mi segmento favorito no lo estaba disfrutando, sino todo lo contrario.

Habíamos empezado como ya he comentado 8horas antes a la orilla del Rio Maas, rio bonito que divide en dos la ciudad de Maastricht, la salida es preciosa los puentes que cruzan el rio abarrotados de familiares y espectadores que ven como uno a uno se van tirando un montón de gorros verdes y dorados. Salió Rubén Bravo, un holandés y yo detrás, me puse a sus pies y a nadar, sabía que iba muy rápido me costaba respirar pero sabía que a pies podía aguantar, me pito el garmin 500m completados y sensaciones muy buenas volvió a pitar, ya? habíamos completado 1000m y no me había dado ni cuenta en este momento un montón de gente se agolpo y perdí los pies de Bravo, mierda ahora solo, intenté engancharme a unos pies de un gorro dorado pero era un sufrimiento de espuma y patadas irregulares, así que lo pasé y me puse a buscar otros, no muy lejos tenia un grupo de 3 intenté cogerlos pero era imposible 1500m, ya veía con claridad la mitad del circuito donde teníamos que dar la vuelta así que enfilé las escaleras y di un último apretón, subíamos un pequeño monte dentro de una isla donde vi a Miguel que no paraba de animar y otra vez al agua, en esta pequeña carrera recorte la distancia con estos 3 y me puse a sus pies, eran perfectos me notaba bastante más relajado que antes (ahora la corriente era a favor) y notaba los saltos de 500m que me marcaba el Garmin no sabía el tiempo que iba a hacer pero estaba seguro que era bastante bueno para mi, salgo del agua miro el garmin y veo 57 algo. Magnifico, corro como alma que lleva el diablo dirección a los boxes me cambio como puedo y cojo la bici mientras veo como dos del club están por delante así que mi idea era estar con ellos.
Salida vista desde uno de los puentes

La Bicicleta era, es y sino cambian será una vergüenza, increíble como una marca como IRONMAN se permite tener un recorrido así. No es que sea un segmento de bici técnico o duro, la palabra que lo define es peligroso, caminos de tractores donde la mayoría no superaban los 3m de ancho con curvas de 90grados, adoquines, gravilla, baches grandísimos, plataformas metálicas para pasar que con el agua eran auténticas loterías para ir al suelo. Más de 10 caídas y sendos pinchazos vi durante mi recorrido de los que venían conmigo entre pinchazos y caídas más de la mitad... inadmisible.

da igual el terreno se intenta ir siempre lo más rápido que se puede

Por lo que a mi segmento de bici respecta, os cuento, apreté y en el km 3 estaba a la altura de Iglesias y Bravo me puse delante y a dar pedales que es lo que toca Rubén venía conmigo un rato delante, un rato detrás así durante la primera vuelta y casi toda la segunda. Me encontraba bien, la velocidad media rondaba los 32km/h que era una proeza por esos carriles, nos llovía, salía el sol, humedad, cuestas cortas pero muy pronunciadas y las bajadas por los caminos que os he contado antes.. perfecto para desgastar el cuerpo todo y más solo había una parte del recorrido que pasaba junto al río al final de la primera y segunda vuelta donde se podía ir rápido y vaya que si fuimos rápido a más de 40km/h lo que duró que era poquito.

y sin perder la sonrisa
Como comentaba iba siguiendo a Bravo en el sector de la bici, me encontraba bien y en la parte más "técnica" por no insistir en lo de peligrosa paso lo inevitable, bache super pronunciado y los acoples me vencen hacia abajo, consigo hacerme con el control de la bici pero no poner los acoples en su sitio veo como Rubén y el grupo que llevábamos se va alejando y empiezan a pasarme como balas el resto intento arreglar el manillar sin bajarme y estoy a punto de ir al suelo en dos ocasiones... MIERDA!!! con un último tirón lo dejo en "su posición" me acoplo y a seguir cada vez que pillaba un bache duro se bajaba y lo tenía que volver a subir por lo que el dolor de espalda y de hombros os lo podéis imaginar, gracias a dios que solo quedaban 40km para soltar la bici y me los quité lo más dignamente posible, me vuelvo a cruzar con Miguel y me comenta que Bravo va 6minutos delante.

Hago la transición volando, como no hace sol no cojo ni visera ni gafas, a pelo y al ponerme a correr me siento genial muchísima gente animando voy quemando km hasta el 5 perfecto, el 10km llega antes del minuto 42 genial, o eso me repetía yo, el dolor en la cadera estaba asomando y notaba como una punzada me bajaba por la pierna decido controlar e ir más lento, pero el dolor es el mismo... esto se va a hacer muyyyy largo, cuando llego el 16 ya saben lo que pasó, ibuprofeno y a aguantar...

Salida de la transición

Y aguanté hasta el 30km casi con mi plan, reconozco que tras la segunda pulsera hice un avituallamiento andando pero una mujer se puso a correr a mi lado "come on, come you are a Ironman" me gritaba, la miré sonreí y continue corriendo la rodilla ya sea por efecto del ibuprofeno o por que el ritmo era más bajo todos los km entorno a 5' estaba dejando de doler eso me animó y continue corriendo, aquí perdí un poco la noción de todo, solo pensé en dar la tercera vuelta sin pararme era el único objetivo y lo hice todo iba bien hasta que me dio un superchungo, ahora frivolizo con la idea porque no paso nada pero en ese momento me asuste y mucho.

Imagínense, yo en mi garmin tengo puesto el ritmo medio por km y las pulsaciones solo esos dos datos, era el km 35 la proyección que tenía para llegar a meta eran 10h05 más o menos, estaba bien no era lo que me gustaría pero era buena marca para lo que había entrenado y lo dificultoso del circuito. Pero sinceramente en ese momento la marca me importaba nada.

Paso a paso fue así, o así lo recuerdo, termino de subir una cuesta, paro de correr, estoy muerto, noto como se me derraman las fuerzas, miro el garmin y veo como las pulsaciones empiezan a desplomarse, 140, 130, 110, 90, 80... me apoyo en una farola en eso momento no pasa nadie o yo no veo a nadie, y empiezo a ver como se va haciendo oscuro por los laterales, visión de túnel creo que lo llaman,  me meto en la boca el último gel de cafeína que me queda para ver si consigo que suban las pulsaciones, no sé cuanto tiempo estoy ahí parado, se que si me siento no me levanto, y todos mis esfuerzos están puestos en respirar, voy pensando cosas chungas si alguno a paso por el muro en uan maratón sabrá a que me refiero... cuando alguien me grita LIRIO!!! (no es que me conociera pero tenemos el apellido puesto en la espalda), un chaval de Barcelona que va en la misma vuelta que yo se para, me ve la mala cara que tengo y me echa su brazo por encima y se pone a andar conmigo miro el garmin y las pulsaciones comienzan a subir no para de hablarme, me anima, le digo que ya voy bien y sigue camino a meta, en esto me cruzo con una malagueña que va por su segunda vuelta:  Lirio vente conmigo y eso hago continuo con ella hasta que veo a José Espejo y continuo con él, le digo que me hable que voy listo papeles creo que le dije literalmente <José estoy tieso, hablame que no paro de ver cosas raras>y me iba contando cosas, un poco más adelante va Burgos... nos ponemos los tres que me van haciendo de escolta a ellos todavía les queda, pero hacen el esfuerzo de ir conmigo (LOS QUIERO) son solo 4km para meta pero se me hacen larguísimos, Paco me dice que en el km 41 su familia me va a dar una bandera para que entre con ella en meta no sé porque pero me hace una ilusión terrible, no sé si la parte de la bandera o de la meta o de lo que sea y eso hago cuando veo a los Burgos me pongo loco de contento solo queda bajar, las calles están abarrotadas, el speaker dice mi nombre cuando entro en meta por allí esta Belén que la saludo y un Viva España... los últimos metros los hago andando valorando lo que me ha costado llegar a meta y cruzarla...
En meta! Gracias Belén!

Y ahora me hago la pregunta pasados unos días... ¿Merece la pena tanto sufrimiento y dedicación para esto? Y no sé la respuesta, pero casi seguro que el próximo 25 de Junio estaré en Niza buscándola.

No hay comentarios: